Buddha bowl, la solución para cocinar rápido, sano y delicioso

Ha vuelto la rutina definitivamente. Nos ha atropellado como cada mes de septiembre. Se acabaron las semanas de adaptación y los domingos con los pies en el agua. El otoño está aquí y con él llegan las ganas de comer templado, el tiempo escurriéndose entre los dedos, llevarte el tupper a la oficina, cenar devastada con las piernas a lo indio en el sofá y pedirle al lunes, por favor, que llegue un poco más tarde porque no te da la vida para hacerlo todo.

Te has visto reflejada en estas primeras líneas y, siendo así, no entiendes cómo narices lo hace esa chica de Instagram para preparar una comida en tiempo récord que sea saludable, bonita y disfrutona. Piensas que no es real, que son platos de copiaypega y que, probablemente, haya estado 3 horas meneando las caderas entre la nevera y la encimera para preparar semejante obra de arte. Pero no, yo soy de esas. Te aseguro que no es magia, el truco son los buddha bowls.

Atreverte a hacer Tetris con los ingredientes que tienes en casa y guarda siempre bajo la manga algún complemento que lo haga irresistible. En este caso, un paté de papaya y curry, una rosas comestibles y una burger vegetaria. 

Los buddha bolwl son platos variados que aceptan mil combinaciones. La mejor opción de fast good: comida rápida para disfrutar cuidándote. Te aseguro que puedes preparar este buddha bowl rápido, sano y delicioso en tan sólo 7 minutos. Llévame a la cocina y vamos a empezar juntos.

Cómo preparar este buddha bowl en 3 pasos:

  1. Calienta una plancha y cocina los espárragos vuelta y vuelta para que queden tostados por fuera pero crujientes y frescos por dentro.
  2. Coge tu bowl y, siguiendo un sentido circular, pon en un lado un puñado de canónigos, un puñadito de germinados de kale, los espárragos, una cucharada de paté vegetal de papaya y curry (o el que más te guste), 2 miniburgers vegetales que has hecho vuelta y vuelta en la sartén, una cucharada generosa de hummus de pimientos y dos o tres tomates cherry cortados por la mitad.
  3. Para rematar, añádele unos anacardos crudos, un buen chorro de aceite de oliva, pimienta molida y unos pétalos de rosa.

Coge power y zámpate un plato tan delicioso como este incluso los días en los que crees que la vida no te da para más. Puede que al principio pienses que estos ingredientes no los tienes ni por asomo, pero eso puedes empezar a cambiarlo desde hoy mismo. La próxima vez que vayas a hacer la compra, disfruta de buscar patés vegetales con sabores que te fascinen, semillas, arroz integral, quinoa, brotes de mil colores, flores comestibles, aguacate, frutos secos crudos y fruta de temporada. Haz hummus casero que te dure una eternité y ten siempre latas de sardinas, garbanzos, lentejas, hamburguesas como las que traigo yo hoy, falafels y huevos. Con estos ingredientes, tienes la comida, la cena y prácticamente el desayuno semanal solucionado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s